viernes, 20 de agosto de 2010

diálogo entre un nieto y su abuelo



-Buendía. Dijo mi abuela corriendo las cortinas para que entre el sol
-bueeeeennnndiiiiaaaaaaaaaaaaa. Conteste, desperezándome bajo las cobijas calentitas.
-que de lindo has soñado hoy?
-soñé con un pájaro que tenía ojos grandes y fumaba una pipa
-que feo! –interrumpió mi abuela- andá a lavarte la cara con agua fría, que eso fue una pesadilla.

De camino al baño miraba hacia las encinas, y un poco mas lejos, al jacarandá, tratando de divisar al pájaro fumador.

De regreso fui hasta la cocina a saludar al abuelo que escuchaba la radio y miraba por la ventana las vacas y mas allá, la laguna de patos.

-buen día abuelo
-buen día cara fría, me dijo al besarme.
-Abuelo, soñé con un pájaro con ojos grandes…
-como dos ojos de gato?
-sí!
-y con una cabeza grande como un ternero?
-sí! asiiií de grande (abriendo mis brazos todo lo que pude)
-sería una urukure’a
-una ururuuu queeee?
-urukure’a. Come víboras y ratitas.
-y es mala?
-Ja, ja, no que yo sepa, pero a las viejas locas como tu abuela les asusta. (dijo con cierto misterio)
-y por que las asusta? Le pregunte mientras esperaba el desayuno en la mesa
-porque hace shhhiiiiiiií, shhhhhiiiiiií y dicen que es de malagüero. Dijo el abuelo y se hizo la señal de la cruz.
-es de malabuelo?
-Ja,ja, no m’hijo, es como el viejo del rancho antes de la costa, Don Ribaldo Agüero: mal-a-güe-ro, trae malos augurios, noticias fieras.
-ah, ya entiendo, mal-a-güe-lo
-si, el que vos decís debe ser medio chino. Pero anda mejor y preguntale a tu abuela que es un mbopí guasú, a ver que te dice.

Salí corriendo por la galería hasta la otra punta de la casa, adivinando a mis espaldas la risa del abuelo. La abuela tendía la cama:
-abuela que es un mmmmborígatú no sé que?
-shhhhhhhhhhhh! cerrá el pico!, ese seguro que fue tu abuelo! En esta casa no se nombra ese bicho!
-por que?
-no importa porque!, trae mala suerte y punto, es un bicho del diablo. Dijo la abuela y se persignó.
-y decile a ese viejo loco de tu abuelo que te enseñe cosas buenas, no esas tonterías!



Volví corriendo por la galería hasta la otra punta, y mi abuelo ya me estaba esperando y de sobra sabía que había dicho la abuela. Sonreía pícaro.

-abuelo que es ese bicho que me dijiste? La abuela dice que es del diablo, es cierto?
-el mbopí guasu?
-si, ese, el guasú.
-si, eso dicen las viejas brujas, que es malino.
- y que te hace?
-a vos nada m’hijo, no tengas miedo. Esta tardecita fijate bien, cuando caiga el sol vas a ver como salen volando de no se donde unos pájaros fieros, sin plumas, con pelo y cara de rata, que dan vueltas y vueltas en el aire.
-y que te hacen?
-se comen la luz. Dijo abriendo bien los ojos.
-como? La luz se come?
-claro, se la comen los mbopi guasu. aprovechan que el sol no tiene juerza, y lo picotean, y lo picotean hasta hacerlo sangrar, y ahí viene la urukure’a, que escucha los quejidos del sol, y los espanta a los mbopi guasu, y lo tapa al sol con sus alas, así (extendiendo sus brazos), para que no lo sigan comiendo esos malditos, y lo cuida al sol hasta que se cure bien toda la noche de sus heridas, y así puede vuelver a salir bien sano y juerte al otro día.
-entonces la urukure’a es buenita!
-claro, es güenísima.
-abuelo….
-que m’hijo
-y que cagan los mbopí guasú?
-la pucha que curiosidá!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada